Blog

Noticias e información relativas a nuestros tratamientos

Los superalimentos no pueden sustituir un plan de nutrición personalizada.

Quinoa, kale, chia, maca , curcumina… oímos hablar cada vez más de todos estos ‘superalimentos’ de moda, pero ¿realmente son tan buenos para nuestro organismo? ¿cuáles son sus propiedades? ¿son tan beneficiosos como para poder olvidarse de la necesidad de un plan de alimentación personalizada ?

Los conocidos como ‘superalimentos‘ son aquellos que contribuyen de forma excepcional y más significativa que los alimentos que hemos consumido tradicionalmente a la salud nuestro organismo. Es cierto que a menudo escuchamos argumentos a favor de estos alimentos, de todos sus nutrientes y de todo lo que nos pueden aportar, pero en muchas ocasiones no sabemos cuánto hay de mito y cuánto de realidad.

Muchos expertos en nutrición a veces critican el uso comercial del término 'superalimento', ya que no es cierto que se sepa al 100% todos los beneficios que aportan a nuestra salud. Además, ocurre que, normalmente, los que conocemos como 'superalimentos' son alimentos exóticos aquí pero muy habituales en sus zonas de producción y que han formado parte de la alimentación de la propia comunidad toda la vida.

Y bien, ¿cuáles son estos ‘superalimentos’?

Empezaremos por la reina de la ‘superalimentación’: la quinoa. Se trata de una semilla cuyos orígenes se remontan a los incas y cuyo consumo en zonas de Perú se remonta a tiempos inmemoriales. Y sí, efectivamente tiene muchas y maravillosas propiedades sobre las que destaca su altísimo contenido en proteínas y grasas buenas, además de grandes cantidades de hierro y zinc. Esta semilla, además, es apta para celíacos ya que no contiene gluten.

Otro alimento que debe estar en esta lista son las semillas de chía, que proceden del centro y sur del continente americano. Son semillas de una planta herbácea que formó parte de la cultura azteca. Este alimento es rico en ácidos grasos omega 3, tiene una gran cantidad de fibra y un alto contenido proteico. Claro está, no tiene lactosa, ni gluten, ni colesterol. Estas semillas suelen consumirse como suplemento, añadiendo alguna cucharada al agua o a otro alimento. ¿Y sus propiedades? ¡Muchas! Es digestiva, alivia el dolor de articulaciones, favorece la memoria, da energía, y un largo etcétera.

El kale, que no es otra cosa que col rizada, también está muy de moda. Tiene una gran concentración de vitamina C, vitamina A, fibra y hierro y, lo mejor, ¡apenas tiene calorías! Este ‘superalimento’ tiene propiedades antioxidantes que favorecen la coagulación de la sangre y previenen el envejecimiento celular, siendo capaz de prevenir hasta cinco tipos diferentes de cáncer: vejiga, pecho, colon, ovario y próstata. Además, este vegetal ayuda a paliar los síntomas de la artritis, el asma y otras enfermedades autoinmunes.

Hay muchos más ‘superalimentos’ que no debemos olvidarnos de señalar. Está, por ejemplo la maca, un tubérculo con una gran cantidad de minerales (hierro, calcio, cobre y zinc), vitaminas B y sustancias con efectos estimulantes. La maca está indicada para ayudar con los trastornos hormonales, así como para aumentar la fertilidad, la libido y reducir el cansancio. ¡Una joya!

 

                                                                 

 

Bayas de goji, spirulina, lino, moringa , curcumina… la lista de ‘superalimentos’ es mucho más extensa y muy interesante. ¿El gran problema? Que debido a su proliferación y a que todo el mundo quiere consumirlos, sus precios se han elevado y no son productos tan asequibles para todo el mundo. Pero sobre todo hay que tener en cuenta que una pauta de alimentación saludable debe estar basada en las características, el estado de salud y los hábitos de vida de cada persona, dado que los alimentos no actúan de forma independiente en nuestro organismo y que de su interrelación depende en gran medida nuestra salud.

En este sentido, un buen plan de nutrición personalizada debe ser realizado y supervisado por un médico. A su vez, es recomendable realizar un Test de Intolerancia Alimentaria para determinar si somos intolerantes a algún alimento o componente de los mismos , dado que 1 de 4 personas sufre algún tipo de intolerancia alimentaria sin saberlo , y achaca sus consecuencias sobre su salud (sobrepeso , náuseas , sensación de hinchazón , dolor de cabeza , gases , indigestión ) a cualquier otra causa.

 

 

Compartir Entrada