Medicina Biológica y Antiomotóxica

La medicina biológica y antiomotóxica valora el organismo en su globalidad teniendo en cuenta todos los datos aportados desde la medicina convencional y viendo las relaciones entre órganos, tejidos y emociones. Se basa en estimular la capacidad rehabilitadora de nuestro cuerpo para la prevención y tratamiento de enfermedades, para que nuestro sistema defensivo vuelva a funcionar de un modo correcto.

Los medicamentos antihomotóxicos actúan fortaleciendo los sistemas de eliminación de sustancias nocivas y su intención es la de restablecer el equilibrio fisiológico normal para recobrar el estado de salud. Mediante un mecanismo de asistencia inmunológica (colaboradores del sistema inmune), los medicamentos antihomotóxicos basan su acción en: la regulación del sistema inmunológico, desintoxicación y eliminación de toxinas de la matriz extracelular y mejoría del funcionamiento de tejidos y órganos individuales.

En realidad, todos los procesos patológicos se pueden tratar mediante el enfoque biorregulador de la medicina biológica y la homotoxicología. Esto es porque la homotoxicología promueve la desintoxicación de los tejidos, colabora con el sistema inmunológico en la regulación de la inflamación y restablece el funcionamiento celular. En todas las enfermedades existe un proceso inmunológico basal y la homotoxicología puede ser una gran herramienta, como tratamiento único o complementario, en la asistencia inmunológica necesaria para la resolución del proceso patológico.

Enfermedades agudas (como infecciones, dolores, cefaleas, etc.) y crónicas (como alteraciones metabólicas, cardiovasculares o enfermedades degenerativas) pueden ser tratadas desde un enfoque biológico y antihomotóxico de la enfermedad.

Tratamientos medicina biológica y antihomotóxica:

  • Sueroterapia – Un tratamiento mediante aplicación intravenosa para mejoría del funcionamiento de los tejidos y órganos individuales detectadas en el chequeo previamente realizado
  • Terapia de detoxificación – Un tratamiento mediante aplicación intravenosa que favorece la restauración y estimulación de los órganos de detoxificación: hígado, intestinos, riñones, pulmón y piel a través de un suero personalizado creado a partir de una selección de fármacos biológicos naturales según nuestras necesidades concretas detectadas en el chequeo previamente realizado.
  • Detoxificación Hepática – Tratamiento indicado para pacientes con patología hepática, biliar, hígado graso o consumo continuado de bebidas alcohólicas.
  • Agua ozonizada – Un tratamiento mediante ingestión de agua ozonizada que favorece la eliminación de hongos, proporciona más oxígeno al cerebro, fortifica el sistema inmunológico, purifica la sangre de los microorganismos por ruptura de sus paredes celulares, descompone componentes químicos nocivos que se tenga en el cuerpo, tratar infecciones de garganta, meningitis, bacterianas, faringitis, laringitis y mata virus que causan la gripe y hepatitis.
  • Agua alcalina ionizada pH 9+ – La ingestión de agua alcalina ionizada ayuda a mantener el equilibrio acido base del cuerpo, ayuda en la eliminación de toxinas, hidrata 6 x más que el agua común, contrarresta los radicales libres ralentizando el proceso natural de envejecimiento de las células, contiene los minerales esenciales y gracias a las 10 etapas de tratamiento antes del embotellamiento está libre de cloro, metales pesados, virus y bacterias.